Roma no se hizo en dos días

Travel

Desde que este es mi lema, mi vida cambio.

Me habría encantado tener en cuenta antes que no todo en la vida se tiene que acotar al mismo tiempo. Cuando eres un niño te dicen que tienes que aprender a leer a los cinco años, pero no que lo importante es tener ganas de leer toda la vida.

Tienes que aprender a andar antes de los 18 meses, pero si lo haces con el lateral del pie, con el talón, o con una cadera más alta que otra no nos importa. Hay que decir 150 palabras a los dos años, pero cuando no que lo importante es el vocabulario y la comunicación que seas capaz de llegar a tener. Hacer primaria en seis, la ESO en cuatro, bachillerato en dos y una carrera en cuatro, pues no querido lector porque mi vida no es como la tuya, y la tuya seguramente no es como la de tu vecino.

Proyecto

Autor

Fecha

19 Sept 2017

Categoría

Fotografía de viaje

Compartir en

Si te dedicas a la fotografía, empieza a vivir bajo la premisa de maximizar tu bienestar, de valorar tu proceso, el camino, que te lleva a la inspiración y a la creatividad y que no. No el beneficio de un negocio o el ritmo de otros sectores. Nuestro proyecto de vida puede significar mucho más pero hay que permitirse un tiempo para aprender cada una de los retos que queramos asumir y si es necesario combinarlo con otra actividad pues se combina. Lo importante es la calidad de lo que haces y no dejar de ilusionarse por continuar nunca pero no compares tu ritmo con otro porque es de lo más absurdo. Se trata de hacer buenas fotografías, no de hacer fotografías a destajo.

Llevo unos cuatro años estudiando, el año que nació mi hija me matricule solo de cuatro asignaturas, y eran de las que podría leer. Así mientras di el pecho estudiaba a un ritmo relajado y sin estrés. Aprobé las cuatro y las disfrute tanto como la lactancia. Además, estudiar ahora y de esta forma me esta permitiendo descubrir que es lo que realmente me interesa de ese grado, que es lo que de verdad me motiva y en que me especializaría. 

Hay cosas que necesitan hacerse a fuego lento, entre ellas como no la fotografía. Es muy fácil morir de éxito en ella porque sino nos permitimos el tiempo que necesitamos para crear con calidad terminaremos cobrando por apretar un botón y dando trabajos que no tienen alma, ni sentido. Eso es justamente lo último que quiero que sea mi trabajo. Y para esto he empezado a escribir un poco estas entradas y así intentar transmitiros cómo siento y como creo cada uno de mis trabajos. 

 

¿Te imaginas a un escultor del Renacimiento terminando una escultura en un quarto de hora? ¿No, verdad? Yo, tampoco.

Proyectos recientes

error: Content is protected !!